AHORRO

FUGAS DE AGUA EN LA VIVIENDA

Publicado el

Fugas de agua

Muchas veces una fuga de agua puede representar un gran problema a la hora de realizar los pagos por el servicio. Debido a que el costo se calcula a partir del consumo que se refleja en un contador.

Con frecuencia los dueños de hogar se llevan una gran sorpresa al recibir la factura del servicio de agua y encontrarse con que el monto es mucho más alto de lo que acostumbrado. Algunas personas incluso adquieren deudas realmente grandes sin siquiera estar muy seguros de por qué el consumo ha aumentado tan significativamente.

Por tal motivo, es de gran importancia estar muy al pendiente de revisar en tu hogar esos lugares donde es posible que haya fuga pero, ¿cuales son lo sitios correctos? ¡Continúa leyendo!

Para detectar una fuga antes de que esta tenga repercusiones en tus facturas, basta nada más que con echar un vistazo a la válvula de alivio de presión que se encuentra en el tanque de agua caliente. Observala detenidamente y si no encuentras alguna irregularidad entonces acércate un poco y asegúrate de que no esté haciendo ningún ruido extraño.

Revisa tu inodoro. Puedes levantar la tapa del tanque y fijarte si algún escape de agua, en caso de que no puedas notarlo a simple vista, entonces toma un poco de colorante, viértelo y aguarda unos minutos.

Si notas que el agua del inodoro empieza a tomar color, significa que evidentemente existe una fuga. La línea que va del medidor a la casa también es un punto clave para saber si hay algún escape.

Un truco muy simple y útil es localizar todos los grifos que haya en tu domicilio, cerrarlos y hacer uso de un destornillador para colocar la punta del mismo sobre la parte metálica de la llave; escuchar atentamente el sonido que hará.

Repite el proceso con cada uno de los grifos y determina cual es el que hace un sonido más fuerte; ese será el que corra un mayor riesgo de poseer una fuga. En caso de no hallar el problema en estos puntos cerciorate de que no hay problemas en otras zonas como el sistema de riego, la ducha, los lavabos o la piscina.

¿no has encontrado nada aún?

Recurre a un profesional, ya que existen fugas muy difíciles de detectar y de solucionar.

Prevenir las fugas de agua siempre será una buena idea. Aunque esto no te asegure al 100% que no tengas que lidiar con una alguna vez, disminuirá las posibilidades al mínimo. Por eso, recuerda limpiar con regularidad los desagües, evita derramar productos disolventes o grasa e instala filtros en las tuberías si te es posible.